¿Y si aprendemos a amarnos?

¿En qué momento nos convertimos en fieles aduladores del dinero que dejaron de creer en el amor? No soy defensora del amor romántico (aunque fantaseé con algunas aspiraciones de dulce felicidad rosada), pero defiendo el amor como causa y como la vía más viable para lograr una existencia apacible en donde reine la tolerancia. La empatía es el primer paso para reconstruir este mundo que se nos hunde, cada día, un poco más. Pero, ¿cómo sentir empatía por alguien sino somos capaces de amar lo intangible?

Me horroriza la gente que le profesa amor y fidelidad a una marca pero es incapaz de sentir compasión por los pueblos que sufren los estragos de la guerra, las minorías que son violentadas y relegadas sin consideración alguna; por ese ex compañero de clase que vive en una perpetua esclavitud moderna; o por esa vecina que siempre busca sacar plática porque en su casa nadie la escucha.

No se trata de filosofar acerca de qué es el amor, si no trata de practicarlo como una lógica humana, desinteresada, basada en un principio muy sencillo: nuestras acciones repercuten directamente sobre el mundo que nos vio nacer, y éstas a su vez influyen en nosotros mismos. Es simple: así como el odio se propaga, el amor también se multiplica y, ¡carajo, a todos nos conviene ser felices! Después de todo, eso es lo que anhelamos todos, entonces, ¿qué nos detiene?, ¿por qué no construimos amores alrededor de nuestros semejantes? ¿por qué nos inventamos tantas barreras? ¿por qué parece que somos tan diferentes si en el fondo solo somos seres humanos que desean vivir plenamente?

Todos, hijos de esta bendita tierra. Luces extraviadas en uno de tantos planetas que llegarán a extinguirse. El mundo parece gigante y durante años algunos cuantos nos han hecho creer que hay motivos para temer de aquél cuya piel es oscura; juzgar a una mujer que usa hijab; denigrar a aquellos que no han recibido nada de esta sociedad más que explotación y marginación, y enjuiciar a los que piensan diametralmente opuesto a nosotros. Nos inventamos religiones, razas, aspiraciones, guerras, nacionalismo, himnos, camisetas de fútbol, banderas… Todo dentro de este inmenso mundo que no es más que una pequeñez inmersa en un universo lleno de posibilidades, existencias y energía. ¿Por qué, ante ese hecho, nos siguen separando tantas pequeñeces? ¿somos imbéciles?

Día a día nos despertamos pensando que somos únicos, especiales y que lograremos grades cosas. O no. Vivimos en una lucha por llegar a ser reconocidos y por alcanzar un sinfín de cosas que, al final, nunca llenarán los vacíos existenciales. Dejamos de creer en el amor porque lo intangible dejó de ser rentable. Y así vamos por la vida: exigimos, queremos, anhelamos e idealizamos el amor. Lo encontramos, lo perdemos, lo arruinamos, lo negamos, lo extinguimos, lo alejamos, y fin, renunciamos. Así de simple, así de cobardes. Una cosa es cierta, y es que el amor no es para todos. En especial para los cobardes. Amar es para valientes que odian los atajos, la falsedad y lo superfluo. Amar es un privilegio de aquellos que quieren aprender a pulir su humanidad y abrazar a sus semejantes.

Todo lo que tenemos lo hemos ganado con trabajo: para dedicarnos a cualquier profesión, antes tuvimos que aprender ciertas habilidades, desarrollar cierta aptitudes. Para ganar dinero debemos ser buenos haciendo algo, y para ser buenos en algo, debemos investigar, estudiar, conocer, crecer, experimentar y practicar. Sabiendo todo esto, ¿por qué creemos que el amor es algo que merecemos sin hacer ningún esfuerzo? ¿por qué no pensamos que, como todo, tenemos que aprender a desarrollar esta aptitud?

El amor se aprende, se construye, se alimenta, cambia, crece, se renueva y evoluciona. Como nosotros. Como la vida. ¿A qué le tenemos miedo? ¿A salir lastimados? ¿No nos lastima ya el abandono, el egoísmo y la armadura que cargamos día a día? ¿Qué duele más, descubrir que somos seres capaces de dar todo lo bueno o encerrarnos siempre bajo una armadura con llave? ¿por qué no construir desde el amor en vez de ceder antes nuestros miedos y ambiciones? ¿por qué actuamos como estúpidos? ¡El amor salvará al mundo!

Hay que echarle huevos y querer un chingo. Querer lo que hacemos. Querer bonito la vida y lo que ella implica. Querer ser buen pedo, con todos, siempre que nos sea posible. Escuchemos rock, bailemos cumbias, cantemos metal, discutamos con rap y fumemos con buen drum o reggae. No tenemos siete vidas para lamentarlo y aprender. ¡Tiempo no nos sobra!

La misma energía que destruye es la que crea. La misma energía que nos cuesta sonreír, nos cuesta enojarnos. ¿Para qué el enfado, la superioridad y los rencores? ¡Que se vayan pronto y que no vuelvan! Que cicatricen como aprendizajes ancestrales para que aprendamos a ser humanos. Todos hijos del sol y nada más. Libres y dispuestos a gozar la dicha de venir a este mundo llenando nuestro entorno con amor por hombres, mujeres, niños y niñas, pieles negras, morenas, amarillas, rosas, blancas, transparentes, ancianos, gays, heteros, transexuales, intersexuales…

Este mundo es de mil colores y ahí radica su belleza. Amemos esas diferencias que nos alimentan y que sólo son evidentes a los ojos, pero invisibles al alma. Amemos, amemos mucho y esperemos lo mejor de nosotros para y por el mundo. Amemos sin reservas, sin miedos, sin cadenas y sin mentiras. Amemos la vida, el planeta, la tierra, nuestra existencia y a quienes nos rodean, a quienes están cerca y a quienes se han ido. La energía existe, las vibras no mienten. Vibremos bonito, alto, y esparzamos una luz de esperanza. Quizá, sólo quizá, podamos contagiarla y llegar a algo, a alguien o, al menos, volver a nosotros mismos.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *